Tierra de brujas y akelarres

En Zugarramurdi ubicada a unos kilómetros de Jauregia, encontramos un mágico paisaje escapado de un cuento de misterio: la Cueva de las Brujas.

Zugarramurdi; La cueva de las brujas

Se trata de una imponente formación natural de 120 metros de largo y 20 de ancho por 12 metros de alto sobre la que cruza un arroyo y que cuenta con una historia muy particular que veremos a continuación.

Según se cuenta, este sitio era el escogido por un grupo de brujas para celebrar reuniones paganas que consistían en grandes y desenfrenados festines, bailes alrededor de una hoguera y también orgías, en las cuales se bebían algunos brebajes elaborados con plantas con el objeto de aliviar todo tipo de males.

Tierra de brujas y akelarres

Estos rituales eran conocidos como “akelarre” y tuvieron su final en el siglo XVII cuando la iglesia llevó a cabo la famosa ” Inquisición” o “Cacería de Brujas” en la cual aquellas personas que participaban de estas ceremonias eran llevadas a la cárcel o en el peor de los casos quemadas en la hoguera.

En la actualidad, todas esas historias han quedado atrás y es posible visitar en la zona el Museo y Centro de Interpretación de la Brujería, además de disfrutar del encantador paisaje que Zugarramurdi ofrece.