Arquitectura popular

El Baztán está dividido en 15 parroquias: las 14 históricas y la recientemente incorporada Maya del Baztán (Amaiur). A su vez, todas ellas se hallan agrupadas en cuatro cuarteles:

Basaburua

Llegando al Valle de Baztan desde Pamplona, la primera localidad baztanesa que encontramos es Almandoz que se dispone a lo largo de la cuesta y carretera, destacando caserones barrocos del siglo XVIII blasonados con hermosas balconadas y volados aleros. Cruzan la carretera tres puentes de piedra sillar conocidas como puentes de Goikure, Iturriotz y Marín, que conservan su vieja fábrica.

Siguiendo la carretera nos encontramos con… Berroeta


Una de las cosas que le dan más carácter a este lugar de Berroeta es su irregular plaza principal, cerrada cara al sur por un casón palaciano, lateralmente por un frontón cubierto, y ubicada en un lateral del cogollo excéntrico del pueblo, amen del conjunto que forman sus añosas casas, blasonadas por historiados escudos, muchos de ellos flanqueados por los nombres de los que las hicieron levantar, junto a las fechas en que ésto se hizo, y que se trasladan al visitante a los siglos XVII y XVIII.

Siguiendo nuestro camino nos encontraremos con la tercera parroquia; Aniz, donde establecemos nuestro “cuartel general” para la visita a Baztan, alli es donde encontraremos alojamiento en un viejo palacio medieval; Jauregia.


para finalizar el cuarte con la imprescindible visita a Ziga y su impresionante Iglesia Parroquial.

La Iglesia Parroquial de San Lorenzo, fue construida entre 1593 y 1600, y su grandiosa fachada supone ya una imposición de las formas herrerianas. Junto con un atrio porticado, envuelve la nave por tres de sus lados, solucionando así la orientación tradicional del templo y la presentación hacia el caserío, situada detrás del centro de la fachada, sustituyó en 1824 a la anterior, de 1597, localizada en el mismo sitio, y que fue destruida por un rayo.

Al interior se presenta con planta de cruz latina, con bóvedas que parten de sencilla cornisa y son de medio cañón en la nave y los lados del crucero, vaída en el centro de éste y avenerada sobre trompas en la capilla mayor. El retablo mayor, barroco, fue traído en 1904 de San Nicolás a Pamplona. Tiene abundante ornamentación, y data de los primeros años del siglo XVIII y ofrece en el centro el relieve de la Anunciación, con las tallas de San Pedro y San Pablo, a los lados. El titular, San Lorenzo, sustituyó a San Nicolás. Los dos laterales del testero del crucero son de 1700 aunque los lienzos son medio siglo más antiguos. La talla de la Virgen del Rosario se trajo de Valladolid en 1703. Otros dos retablos, en los muros laterales del crucero, son del siglo pasado. El Crucifijo de la nave es anterior a 1672.

Erberea

Ya en el cuartel de Erberea nos encontramos con Oronoz, compuesta por los barrios de  Mugauri y Zozaia. En la calle mayor se encuentra la ya mencionada casa “Arretxea”, en un tiempo Palacio de Cabo de Armería. Se caracteriza por su gran alero saledizo de madera lisa y su fachada abierta en la parte baja por dos grandes arcos de medio punto rebajado. Sobre ellos y centrado se instala el blasón nobiliario. El flanco derecho está recorrido por una gran escalera exterior, asimismo cubierta con su alero. Su estructura es la propia de las grandes casas de labranza de la zona, sí bien algunos detalles delatan el sistema de arquitectura rústica y de labor de Cantería que hay en tierra vasca, lejano parangón aunque, en otros pueblos del Baztán hay casas con estructuras semejantes.

En Arraioz destacan los viejos palacios de Jaureguizar y Zubiría.

Jaureguizar, figura ya como solar noble y remisionado del pago de cuarteles en el rol del tesorero Luis Sánchez, en el año 1513. En 1568 pertenecía a Juan de Ursúa y en 1641 a Bartolomé de Ursúa. En la relación de la Cámara de Comptos de 1723 consta como poseedora Ana de Larralde.

El palacio de Zubiría, consta por su calidad y nobleza como remisionado del pago de cuarteles en la relación del tesorero Luis Sánchez el año 1513. Desde el siglo XV y tal vez con anteriordad estaba vinculado al linaje de los Ursúa.

En la memoria sobre palacios remitida por la Cámara de Comptos a la Cámara de Castilla en 1723 aparece como palaciano Juan de Ursúa, que desde 1691 gozaba de una merced de acostamiento de 20.000 maravedis al año. Más tarde, en 1794, solicitó el rebate de cuarteles Juan de Irigoyen y Ursúa.

Poco más adelante encontramos Gartzain, donde destaca la parroquia de San Martín, con planta de cruz latina, ábside semicircular y torre a los pies. En su interior guarda dos retablos colaterales dedicados a San José (1787) y San Joaquín (1819) y un crucifijo barroco. En arquitectura civil tiene caseríos del siglo XVIII, grandes bloques cúbicos cubiertos a cuatro aguas, según las típicas construcciones de arquitectura popular de la zona.

El palacio de Itúrbide, en Gartzain, fue siempre tenido como de cabo de armería. Aparece como los primeros solares nobles del Baztán en la relación de remisionados del pago de cuarteles elaborada por mosén Luis Sánchez en 1513. Por entonces era su dueño Sancho de Itúrbide.

En Irurita, las torres y los palacios de cabo de armeria son constantes en todo el lugar…


Ya, adentrándonos en el cuartel de Elizondo nos encontramos con el lugar más poblado del Valle, el propio Elizondo donde podremos contemplar la elegancia y majestuosidad de

ARIZCUNENEA  DE  ELIZONDO. Si bien su majestuosidad nos puede hacer pensar de que estamos frente a un verdadero palacio de cabo de armería, la casa Arizcunenea no fue nunca designada como tal.  Reedificada hacia 1730 por don Miguel de Arízcun – de ahí el nombre de la casa – es también conocida como “Palacio de los Gobernadores”, siendo uno de los más hermosos ejemplos de arquitectura civil de Baztán.  Sus armas son las mismas del Palacio Arozarena, casa natal de Miguel de Arizcun.

Este palacio de cabo de armería no era de los llamados de nómina antigua, sino mucho más moderno. El año 1732, previo informe del Real Consejo, se despachó una real merced de cabo de armería en favor de la casa de don Miguel de Arizcun, caballero de la orden de Santiago, que unos años después, en 1741, sería favorecido por Felipe V con el título de Marqués de Iturbieta. El nuevo Marqués añadió entonces al escudo de su casa, cuartelada de Baztán y Perosconea, un nuevo cuartel con un cañón y una pirámide con bombas “en su color”, sobre fondo de gules.

Pero tampoco conviene dejar de visitar otras obras de arquitectura civil construídas por los vecinos (mediante trabajo comunal y formando sociedades).

Molino de Etxaide en Elizondo

Los molinos han jugado un importante papel a lo largo de la historia: además de moler harina, eran puntos de comercio e intercambio; en tiempos de guerra, se acentuaba su valor estratégico como punto de aprovisionamiento. A lo largo del siglo XX han perdido su función y la mayoría han sido abandonados. Propiedad de numerosos vecinos, han caído en el abandono y la ruina definitiva.

Entre Arizkun y Elizondo se encuentra la localidad de Elbete donde son dignos de consideracion la

Iglesia Parroquial de la Santa Cruz. El ensamblador Juan de Gasteluzar – de donde era natural – realizó en 1590 el retablo mayor, que se debe situar dentro de la primera parte de su producción. A nuestros días no ha llegado la masonería original, que ha sido sustituida por una barroca donde aparecen incluidos los relieves del antiguo retablo. La escultura muestra unos personajes de gran potencia próximos a Juan de Anchieta.

Y los palacios de Jarola

El palacio de Jarola, de estilo barroco, mandado construir alrededor de 1680 por el comerciante Miguel de Vergara. Constituye un majestuoso bloque cúbico con una fachada de tres cuerpos a la que vierten vanos adintelados rítmicamente organizados, resaltando la puerta un enmarque de columnas y el balcón central por su mayor decorativismo.

Y Asco que tenía también la calidad de cabo de armería. Al igual que el de Jarola, aparece en la relación que en 1513 hizo el tesorero mosén Luis Sánchez de solares nobles remisionados de cuarteles.


para terminar con Lekaroz

El término confina al Norte con Elbete, al Este con Elizondo, al Sur con Arraioz y al NO con el municipio de Bértiz-Arana. Junto al pueblo están también los barrios de Azcaran, Huarte y Oharriz. En su término se localiza parte de la estación dolménica de Legate, concretamente los dólmenes de Lerate I, III, IV y Bagordi.

Una vez en Baztangoa, podremos visitar las localidades de…

Arizkun donde visitar desde una calera

El origen de estos hornos para hacer cal parece remontarse a comienzos del siglo XVIII. En aquella época de hambres los campesinos se dieron cuenta de la mayor producción de sus tierras utilizando la cal viva como abono. Las caleras tienen un horno cilíndrico con cubierta y una entrada superior, otra inferior o “agoa” y una para secar las cenizas o “auskoa”. Los más grandes solían tener una cubierta o “legorra” en la entrada inferior. Siendo la caliza (materia prima) escasa en la zona, las caleras de Baztán suelen ser grandes a fin de atender a todo un vecindario. Salvo helecho, cualquier madera o arbusto era utilizado como combustible, siendo aportado gratuitamente por los vecinos. Se organizaban en grupos de 6-8 personas. Al principio se cocía la piedra, alcanzando luego una temperatura de hasta 1.000º; a los 5-6 días estaba incandecente y, convertida ya en cal, perdía volumen lentamente. Se enfriaba durante unos dos días y se extraía.

hasta el Palacio del mítico Pedro de Ursua…

Este palacio, ubicado en el barrio Ordoqui de Arizcun, fue el solar que vió nacer al legendario Capitán Don Pedro de Ursúa, quien, en 1561, encontrándose en búsqueda del mítico “El Dorado”, fue traicionado y asesinado por uno de sus hombres, el no menos famoso Lope de Aguirre.

El escudo de armas del palacio de “Ursúa” trae, de acuerdo a ciertos autores, tres palomas negras, aves que son interpretadas según otros calificados heraldistas como picazas. Este escudo se puede ver en una de las dos sepulturas que tiene Ursúa en la iglesia parroquial de Arizkun. La arquitectura original de este palacio corresponde a la de una típica torre medieval.

Y otras construcciones notables como la Torre de Bergara o el Palacio de Lizarazu

podemos visitar, también, Azpilkueta

El lugar tiene unas 20-25 casas, además de los barrios de Urrasun, Arribiltoa, Zuastoi y Apaioa.

Se pueden admirar grandes casonas, a dos y cuatro aguas, con el doble portal típico del Baztán con escudos con restos de policromía. Este solar es origen del célebre linaje de su nombre, del que nació María de Azpilcueta, esposa de Juan de Jaso y madre de Francisco de Javier.

Erratzu.

Entrando en Erratzu, son interesantes los palacios de cabo de armería de Apeztegi, el de Etxenike.  Ambos están  incluidos en la relación de palacios remisionados formada por el tesorero en el año 1513.

Luego de cruzar el puente sobre el Baztán y pasando apenas la iglesia parroquial de Erratzu, se encuentra esta sólida y hermosa vivienda rural que poco dice hoy de su pasado palaciano. Hualdea o Hualde, sin embargo, fue uno de los cuatro palacios de cabo de armería con que al menos llegó a contar Erratzu.

Y por fin llegamos a Amaiur, el más recóndito de los lugares de Baztan y el último en incorporarse a su nómina.

Aquí fue derrotado en 1522 el último foco de resistencia frente a la incorporación de Navarra a la corona de Castilla.