JAUREGIA en la I Feria Ecológica de Navarra

 

 

 

JAUREGIA, primera Ganadería Ecológica de Navarra

 

 

 

 

 

Las Casas Rurales JAUREGIA son auténtico Agroturismo en Baztan, Paraíso Verde de Navarra. Ayer llevamos nuestros productos de la primera ganadería ecológica de vacuno de leche de Navarra a la I Feria Ecológica de Navarra que se celebró en Mendigorría.

Nuestros yogures y quesos, los mismos que degustan las familias que acuden a nuestras Casas Rurales en Aniz-Baztan, fueron expuestos junto a panes, mieles, cereales, aromas que conservan las cualidades de antaño: la agricultura y la ganadería ecológica representan un compromiso que queremos legar a las siguientes generaciones.

Diario de Navarra publica un reportaje y entrevista a Mikel y Ana de Jauregia Agroturismo que reproducimos a continuación

M IKEL Azcárate Tomasone, de 34 años, y Ana Lizegui Urrutia, de 35, poseen un comercio innovador. Tanto en forma como en distribución. Producen lácteos ecológicos en JAUREGIA ESNEKIAK  y, en 2008, inauguraron en la plaza del Mercado de Elizondo la primera máquina expendedora de leche de España.

Es la única y tiene un sabor de hace 40 años. En el pueblo tiene mucho éxito, porque además vale un euro. La clave es que nuestras vacas consumen poco pienso, viven en el campo y se alimentan de pasto“, explicó Mikel Azcárate, que ayer acudió a la I Feria Ecológica de Mendigorría para unirse, como muchos otros agricultores y ganaderos navarros, al respeto por los ciclos vitales de los sistemas naturales.

Una de esas agricultoras es Mª Luz Juanmartiñena Arraiza, de 55 años, que ara de sol a sol desde hace 10 años en La corraliza de Don Pablo, una empresa familiar dedicada a la producción de aceite de oliva virgen extra, cereales y forrajes ecológicos. La rotación de cultivos es su eje principal, así como la venta directa, que elimina los intermediarios que separan al productor de su consumidor. Ellos lo conocen. No utilizan fertilizantes para sus campos y tampoco pesticidas ni productos alterados genéticamente.

Nuestros lácteos ecológicos. Jauregia esnekiak

Miren Lizasoain Baleztena, de 36 años, vive rodeada de abejas en su empresa Erlandere. Ha vivido siempre en contacto con las labores agrícolas y ganaderas. La apicultura le reporta ahora en Arbeiza su miel ecológica. “Nuestro producto”, cuenta, “tiene sabor y conserva sus propiedades intactas, cosa que no ocurre con la miel líquida de los supermercados”.

El sabor y la calidad son las señas de identidad de la agricultura ecológica. Por ejemplo, también en el pan. Ana María Nava Zugarrondo lleva la Biopanadería Mendigorría, anfitriona ayer de la feria. Nava explica que su producto es “un pan que aporta más nutrientes, ya que la masa, hecha con levaduras naturales, proporciona beneficios y sabor”. La biopanadería produce desde bollos, magdalenas y bizcochos hasta galletas, pastas y turrón.

Ecológico y social

Belén Gay Gota, de 42 años, y Arantza Larumbe Mutiloa, de 41, trabajan en una asociación ecológica pionera sin ánimo de lucro que ayuda a las personas en riesgo de exclusión social. “A través de la plantaciones aromáticas”, explican, “les ofrecemos la realidad de una empresa y así aprenden cómo es el trabajo”. El resultado, 50 especies naturales que garantizan el año de cosecha, por lo que las plantas llegan “bien cuidadas, sin sabor y sin oxidantes”.

El primer éxito

El camping El Molino de Mendogorría acogió ayer la exitosa I Feria Ecológica de Navarra, organizada por el CPAEN. La actividad no se detuvo en una mañana que estuvo amenizada por música en directo, un rocódromo y una exposición de artesanía en madera. Sara López Navas, de 30 años y encargada de Bioandelos, fue una de las que impulsó la idea. “Teníamos ganas de hacer algo en el pueblo para dar a conocer los alimentos ecológicos y su variedad. Para que la gente sepa que se está haciendo un producto natural de Navarra, respetuoso con el medioambiente y que realmente tiene sabor”, dijo.

Mª Luz Juanmartiñena: “Hay que respetar la tierra que recibimos”

Mª Luz Juanmartiñena Arraiza tiene 55 años y trabaja en La corraliza de Don Pablo de Peralta, una empresa encargada de producir aceites, cereales y forrajes. Para ella, la agricultura ecológica es “respetar lo que recibimos de nuestros antepasados sin echar abonos, insecticidas ni herbicidas”. Trabaja unas tierras a las afueras de Peralta, donde no han caído “más de 300 litros de agua en todo el año”. Por eso, apunta que “con una agricultura convencional, ¿de qué sirve echar abono o herbicidas en un secano? Con una rotación de cultivos con cereales y leguminosas, puedo eliminar las malas hierbas y vivir de la agricultura”. Juanmartiñena señala que “no interesa contar los beneficios de la agricultura ecológica” ya que detrás hay “mucho negocio y prima la sobreexplotación”. La agricultora, que lleva más de 10 años trabajando su tierra, lanza una reflexión. “¿Realmente merece la pena sacar tanto o preferimos respetar y dar un paseo por el campo y seguir viendo perdices y conejos? Sólo vivimos una vez”. J.M.S.

 

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

No comments yet.

Deja un comentario

cuatro + once =

*