Excursión al Infierno desde el Cielo de las Casas Rurales Jauregia

hayedo tupido de camino al Molino del Infierno

Baztan es tierra de misterios, de brujas, de akelarres, y de lugares perdidos como el Infierno. Desde las Casas Rurales Jauregia en Aniz se puede disfrutar desde el Cielo del Mirador del Baztan para hacer una bonita y cómoda excursión al Infierno del Baztan, Paraíso Verde de Navarra. A través del poco conocido paraje de Orabidea llegaremos al Infernuko Errota (el Molino del Infierno), uno de esos lugares perdidos con encanto que abundan por Baztan. Ruta que admite niños con una distancia de 5,6 km y 1,5 hora de recorrido.

Infernuko erreka tiene el encanto de los lugares «perdidos» en medio del bosque. Para llegar hasta allí, hay que tomar la carretera de Orabidea y aprovechamos el SL-NA 13 Infernuko Errota, que se dirige al molino y termina en Etxalar. En la vuelta hacemos una variación para recorrer un sendero junto a la regata.

Entre los barrios de Orabidea en Baztan, y de Tximista en Etxalar, discurre un arroyo conocido como Infernuko erreka o Arroyo del Infierno. Una senda conduce por medio del boscoso desfiladero hasta un pequeño molino, donde molturaban antaño el maíz los vecinos de la zona. (desde Aniz a Infernuko Errota)

Al punto de inicio se puede acceder por la carretera de Orabidea, que comunica Mugairi y el puerto de Otsondo, pero también por el puerto de Bagordi desde Elbete (al lado de Elizondo) En concreto hay que buscar el km 15 del carretil, en un collado donde un panel informativo, unos postes de SL y la cercanía de las casas de Irigoiengo Borda nos indica la buena dirección. Aparcamos y seguimos los primeros postes de SL que no bajan a la venta sino que siguen recto por una loma en la que dominan los helechos (según la época del año) La loma va bajando poco a poco y girando a mano izquierda para tomar ya la apariencia de senda paralela a la regata del Infierno, que nace en este valle y sigue hasta atravesar el barranco del Infierno, llegar a Etxalar y más tarde Zugarramurdi en sus famosas Cuevas, por dentro de las mismas.

El sendero está muy bien balizado, con lo que sobran más comentarios. En todo momento transita paralelo a la regata del Infierno, a distintas alturas. Veremos unos cuantos puentes precarios de madera, pero solo pasaremos por dos de ellos. En época de lluvias el camino es bastante embarrado, pero practicable. Continuamos el camino, que en ocasiones se estrecha como senda, hasta llegar a una primera casa, Antxitoneko Borda, abandonada, vestigio de la importancia que tuvo este ruta entre los clientes que iban a moler semillas en el valle. Pasamos por la izquierda de la casa y atravesamos unos prados vallados y una zona con abundantes castaños hasta Etxebertzekoborda, zona de casas, granja, frontón adosado y piscifactoría, que algunos libros de montaña localizan erróneamente en nuestro punto de salida de hoy (Irigoiengo Borda). Partiendo de aquí (km 16,5 del carretil de Orabidea) la excursión se reduce a apenas 1 km de ida (y su vuelta).

Infernuko errota. El molino del Infierno

Poco después el camino ya se irá encajonando en zona estrecha, tomando algo más de altura con respecto al agua. Pasaremos una primera regata por un puente precario y giramos claramente a mano izquierda para acometer el último tramo. Abandonamos el camino ancho para tomar la senda boscosa, varias veces anunciada la dirección con carteles de madera. Atravesamos un segundo puente y vamos acercándonos a la cascada del molino que iremos oyendo cada vez más cerca.

El molino surge de repente, unos metros por debajo del sendero local. Dejamos las señas verdes y blancas que se dirigen a Etxalar para bajar al curso del agua y a la curiosa construcción. Interior muy oscuro que cuenta con apenas tres ventanucos. Como curiosidad, el molino está construído en la misma muga entre los dos valles y municipios, entrando por una puerta por el valle de Baztan y saliendo por la otra por Cinco Villas (Etxalar).

 

Infernuko erreka nace en el noroeste de Baztan, cerca del límite de éste con el señorío de Bertiz, y se junta con el río Tximista en término de Etxalar, para desembocar luego en el Bidasoa. En las partes más altas de este desfiladero existen todavía varios caseríos dispersos, pertenecientes a Lekaroz, Arraioz, Arizkun y a Etxalar.

infernuko errota interior

Antiguamente, se bajaba a este estrecho valle a pastar con el ganado. También venían las gentes a hacer carbón, a sacar madera para construir sus casas, y a moler maíz en el Infernuko errota.
Aunque se desconoce su origen, es posible que este molino existiera ya en el siglo XVII para rehacerse con posterioridad con piedra y madera, y estar en funcionamiento hasta que lo quemaron los franceses, a principios del siglo XIX.
En el Infernuko errota se molturaba sobre todo maíz. Con la harina se preparaba luego la comida de los cerdos, y se hacían en casa los populares talos, fundamentales en la dieta de los caseríos.
Durante la posguerra, cuando la actividad de los molinos estaba controlada por el estado, el molino del Infierno registró una especial actividad, ya que lo oculto e inaccesible del terreno facilitaba el estraperlo.
Aunque ya no muele el maíz, salvo en ocasiones muy contadas, el Infernuko errota vuelve a ser hoy el rincón más concurrido de la regata. En el recorrido (aproximadamente una hora y media), el paseante atraviesa el típico bosque atlántico (hayas, robles, castaños, etc.) por una senda paralela a la regata. Esta última, rodeada de alisos y de helechos, recibe en su trayecto el agua de pequeños arroyos, como Burruarte y Domikus, que van engrosando el caudal principal hasta llegar al molino. A partir de aquí, se abre un canal que lleva el agua hasta la central hidroeléctrica de Etxalar.

Para el retorno aprevechamos el mismo itinerario de la ida, el SL-NA13, pero al llegar a Antxitoneko Borda, en vez de continuar rectos por el SL tomamos el camino de la derecha, más bajo, que marcha paralelo a la regata del Infierno hasta un cruce cerca de una valla. Giramos casi 180º para remontar hasta las cercanías de Agerreko Borda, casa-granja, y prado vallado. Seguimos el camino ascendente hasta Irigoiengo Borda y podemos retomar el camino hasta la carretera y el panel de inicio en el carretil de Orabidea. (ver perfil de ruta en wikiloc)

Disfruta de esta excursión de turismo verde desde Aniz, junto al Mirador de Baztan, el Paraíso Verde de Navarra. Y recuerda. Baztan y el Pais del Bidasoa son un ejemplo de conservacionismo verde. Disfruta de Baztan y El País del Bidasoa, y ayúdanos a mantener el entorno. Lo hicieron nuestros antepasados de JAUREGIA,  y se lo debemos a las futuras generaciones.

Nuestro agradecimiento a misescapadaspornavarra.com y wikiloc.

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

No comments yet.

Deja un comentario

tres × 5 =

*